1500-1888

1500t

El Quinientos para los Siervos de María es un siglo complejo y atormentado en cuanto la 1500Orden resiente los acontecimientos que en este siglo marcan la vida de la Iglesia (el brote de la reforma luterana, 1517; el Concilio de Trento, 1545-1563; la Contrarreforma o reforma católica…). En la Orden, mientras que en el Cuatrocientos habían gobernado 6 priores generales, en el periodo comprendido entre la muerte de Alabanti (1495) y la de Ángel María Montorsoli (1600), se tuvieron unos 20 priores generales, más de la mitad fueron elegidos por el papa. Además, en los primeros años del Quinientos la Congregación de la Observancia tuvo un serio declive. Se recuperará plenamente en la Orden en 1570

En 1505 muere en Milán el beato Juan Ángel Porro, considerado entre los primeros que empezaron el catecismo de los niños. Transcurridos pocos años del inicio de la reforma luterana, se empezó a suprimir los conventos de la Orden en Alemania. En 1933, el prior general Jerónimo Amidei de Lucca lanza una fuerte llamada a toda la Orden para reconstruir Monte Senario.

La Orden estuvo presente en el Concilio de Trento con los Siervo de María Agustín Bonucci, prior general del 1542 al 1553 y Lorenzo Mazzocchio, prior general del 1554 al 1557… Contemporáneamente al Concilio se procede a la revisión de las Constitucions de la Orden: antes del 1548 (Capítulo general de Budrio), después en 1556, en 1569 y finalmente en 1580, bajo el tiempo del padre general de Santiago Tavanti.

Al final del siglo guían la Orden dos eminentes figuras, fray Lelio Baglioni y fray Ángel M. Montórsoli –no confundirlo con el tío, el Siervo de María y grande escultor Juan Ángel Montórsoli (1507-1563). A Fray Lelio Baglioni, prior general del 1590 al 1597, se le debe una reforma de la Orden actuada con una serie de disposiciones concretas y con el inicio, en el 1593, de la Congregación eremítica de Monte Senario. La Célebre Carta espiritual, escrita por fray Ángel María Montórsoli mientras vivía como ermita en un cuarto del convento de la Santísima Anunciación de Florencia, impactó de tal manera al papa Clemente VIII que obligó a Montórsoli a salir de su reclusorio y lo impuso como prior general en 1597. Como se ha dicho, en el 1570 es reunificada la Orden con la Congregación de la Observancia. Al final del Quinientos, los conventos de los Siervos de María eran 240 y los frailes mas de 1800.