1304-1500

1304t

De la Aprobación Pontificia (1304) al 1500:

El Papa Benedicto XI, dominico, el 11 de febrero de 1304, con la bula Dum Levamos aprobó la Regla y las Constituciones de los Siervos de María. En aquella fecha, la Orden contaba no menos de 250 frailes, distri1304buidos en 27 conventos en Italia y en cuatro conventos en Alemania.

En este año (2004) se conmemora el séptimo centenario de la aprobación pontificia de la Orden. El acontecimientos ha sido recordado con una importante Carta a toda la Familia de los Siervos por el prior general actual fray Ángel M. Ruiz Garnica.

El Trescientos, en la vida de la Orden, estuvo marcado por la presencia de figuras ejemplares de frailes, la cual vida ha sido transmitida por importantes documentos históricos. Se pueden recordar: el beato Joaquín de Siena (1306), el beato Buenaventura de Pistoria (1306), el beato Jacobo de Ciudad de la Pieve, mártir, en 1310, por la justicia; el mismo año murió el último de los siete Fundadores Alejo Falconieri; recordamos también los beatos Andrés de Sansepulcro, Ubaldo de Sansepulcro y Buenaventura de Pistoia  (1315), el beato Francisco Patricio  (1328) y el beato Tomás de Orvieto (1343). Mueren en el Trescientos, santa Juliana Falconieri (1341) y san Peregrino Laziosi (1345).

Entre los frailes del Trescientos recordamos se encuentran fray Pedro de Todi que fue prior general del 1314 al 1344 y figura controvertida dentro de la Orden, y también fray Andrés de Faenza, prior general por 22 años e insigne arquitecto al cual se debe la basílica de S. María de los Siervos de Bolonia.

En el Cuatrocientos asumen importancia en la Orden como centros de estudios los conventos de la Santísima Anunciación de Florencia y de Santa María de los Siervos en Bolonia.

Figuras insignes de los Siervos de María en el Cuatrocientos fueron el prior general Antonio Alabanti que, el 27 de mayo de 1487, obtuvo de Inocencio VIII el llamada Mare mágnum, es decir, la bula Apostolicae Sedis intuitus que contenía todos los privilegios pontificios concedidos hasta entonces a la Orden. El analista de la Orden Arcángel Giani atribuye a Alabanti la idea que también los Siervos de María participaran en la Evangelización del Nuevo Mundo, apenas descubierto por Cristóbal Colón.

Entre los santos frailes del Cuatrocientos se recuerdan a los beatos Benincasa de Montepulciano (1426), Jerónimo de San Ángel en Vado (1468), la beata Elizabet Picenardi  (1468), el beato Santiago Felipe Bertoni  (1483) y el beato Buenaventura de Forlí (1491).

Al final del Cuatrocientos, se funda un convento en Las Cuevas (Aragón), en España; en aquella época los conventos de los Siervos eran cerca de 170 y 1200 frailes.