Espiritualidad

SERVICIO

Carisma-servicioEl Servicio es un elemento esencial del carisma de la Orden. Este espíritu de Servicio tiene sus profundas raíces en las Sagradas Escrituras. En su ideal de servicio, los Siervos de María se inspiran antes que nada al ejemplo de Cristo, que se encarna en la figura del “Siervo del Señor” (cf. Is 42, 1-7; 49, 1-9; 50, 4-11; 52, 13-53, 12), que vino “para servir y dar la propia vida en rescate de todos” (Mc 10, 45) y esta en medio de sus discípulos “como aquel que sirve” (Lc 22, 27; cf. Jn 13, 3-17). Después en la humilde actitud de la bienaventurada Virgen que, llamada por Dios a a colabora en el proyecto salvador de la encarnación del Verbo, se declaró: “Sierva del Señor” (Lc 1, 38).

Para los Siervos el “ámbito del servicio es muy amplio: Dios, la Virgen, la Iglesia, el hombre, los frailes de la propia comunidad. El Servicio es la participación a las aspiraciones e inquietudes del hombre, la promoción de genuinas formas de vida cristiana;

– Servicio como la hospitalidad y acoger a los hermanos, especialmente los más humildes, la asistencia a los ancianos, a los enfermos, y a las personas necesitadas;

– Servicio son también las múltiples formas de compromiso apostólico, en particular el misionero;

– Servicio finalmente es: el estudio, el ejercicio de la autoridad, el compromiso de tener con todas las criaturas “solo relaciones de paz, de misericordia, de justicia y amor constructivo.”

 

INSPIRACIÓN MARIANA

inspiracion marianaLa dedicación total a la bienaventurada Virgen, “especial refugio, madre singular y propia Señora” de los Siervos es otro de los elementos esenciales de la vida de la Orden de los Siervos de Santa María. Esta dedicación tiene sus raíces en el hecho mismo realizado por nuestros primeros Padres fundadores al inicio de su camino espiritual: ellos “temiendo su imperfección, pensaron rectamente ponerse humildemente ellos mismos y sus corazones, con toda devoción, a los pies de la Reina del cielo, la gloriosísima Virgen María, para que ella, como mediadora y abogada, los reconciliara y los recomendara a su Hijo, y supliendo con su caridad plena a su imperfección, intercediera para ellos la fecundidad de méritos. Por eso poniéndose con honor de Dios al servicio de la Virgen Madre suya, quisieron desde entonces ser llamados “Siervos de santa María”.

La Orden en efecto, siempre ha estado convencida de una particular presencia de santa María en su vida: en la hora difícil de los orígenes, a lo largo de los siglos, en el tiempo actual.

Ya en la época de los siete santos Padres y de san Felipe Benicio, los Siervos tuvieron clara conciencia que en el origen de la Orden estaba la figura materna y misericordiosa de Santa María, la Novella plantario, como el papa Inocencio IV, con una imagen de ascendencia bíblica (cf. Is 61, 3; Sal 143, 12), llama a la Orden en la bulla Ut religionis vestrae del 1 de agosto de 1254. Sin duda se conviertió en la mente de los frailes la plantatio Virginia, como la viña plantada por la Virgen y por ella custodiada y defendida.

A lo largo de los siglos la Orden ha sentido siempre cerca la bienaventurada Virgen, que  la veneraba con devoto servicio como Mujer del anuncio gozoso, de la misericordia real y de la compasión salvadora. La ha sentido cerca sobre todo en los momentos en el cual, los acontecimientos de varia naturaleza, habían amenazado la extinción y se corría el peligro de desaparecer parte de su patrimonio espiritual. En esos momentos la conciencia de ser la “religio Dominae nostrae” constituyó para la Orden un motivo de esperanza y una fuerza especial para la renovación de su compromiso evangélico.

En las Constituciones (normas internas) de la Orden del 1987 y en algunos textos propios de la Familia de los Siervos todo el misterio de la Virgen es propuesta a los Siervos para la contemplación y al obsequio, pero según la secular tradición de la Orden, algunos aspectos son puestos en relieve:

– La Encarnación del Verbo, acontecimiento en el cual los Siervos contemplan llenos de veneración la Santísima Virgen de la Anunciación, la mujer del “fiat” (cf. Lc, 1, 38), humilde y llena de fe: y de ella aprenden “a acoger la Palabra de Dios y a estar atentos a las indicaciones del Espíritu;

– La asociación de la Madre a la pasión salvadora del Hijo (cf. Lc 2, 34-35; Jn 19, 25-27), que determina la particular piedad de los Siervos hacia la Virgen de los Dolores;

– La maternal intercesión de la Virgen, Reina y Madre de Misericordia, a la cual los Siervos confiados se abandonan y a la cual misericordia se proponen prolongar en su vida;

– Su glorificación al cielo junto al Hijo, por el cual ella resplandece como la Gloriosa Señora, a la cual los Siervos ofrecen su devoto servicio y bajo el cual patrocinio se refugian.

 

FRATERNIDAD

fraternidadEn el texto de las Constituciones de los Siervos es clara la importancia de la comunión fraterna para la vida. La oración de Jesús al Padre para sus discípulos fueran una sola cosa como Él y el Padre son una sola cosa (cf. Jn 17, 11), el testimonio de la primitiva comunidad cristiana en el cual “la multitud de los que habían venido a la fe, tenían un solo corazón y una alma sola” (Hch 4, 32), el precepto de san Agustín che los frailes vivan “unánimes en la casa” y tengan “todo en común” entre ellos y finalmente el ejemplo de los Siete Santos Fundadores transmitido por el grande documento antiguo “Legenda de origine Ordinis hacen que la comunión fraterna sea elemento esencial de la vida de los Siervos de María. Sin este elemento no serían siervos de Santa María.

La comunión fraterna “caracteriza el modo de testimoniar el Evangelio;

– informa nuestro estilo de vida, nuestro trabajo y nuestra oración; determina la forma de gobierno de la Orden y da una peculiar huella a nuestro servicio apostólico;

– es el ámbito en el cual realizamos nuestro testimonio de pobreza evangélica y en el cual vivimos nuestro compromiso de obediencia a la Palabra de Dios y a las decisiones comunitarias;

– en ésta reconocemos una fuente de amistad y una salvaguardia de nuestra consagración al Señor en la castidad por el Reino;

– la comunión fraterna finalmente es el clima indispensable de la formación auténtica del Siervo de María y para su desarrollo integral de su personalidad.

 

MISERICORDIA

laconversion

La conversión.

En la Iconografía de los Siervos, a menudo se encuentra la imagen de la Madre de la Misericordia que acoge a sus siervos y los protege de todo mal físico y espiritual, implorando gracias y misericordia de su Hijo; pero también a menudo se reconoce en esta piedad de los Siervos el camino que Dios llama constantemente la conversión, entendida como el constante dirigirse a Dios y el cotidiano progreso en el camino trazado por el Evangelio, es una componente característica de la espiritualidad de los Siervos. Esa tiene su raíz en la gran amonestación de Jesús, dirigido a quienquiera ser su discípulo: “Conviértanse y crean en el Evangelio” (Mc 1, 15) e implica una “orientación radical y constante de la comunidad y de los individuos hacia la novedad de Cristo”.

Para los Siervos de cada tiempo el dejar todo y las opciones realizadas por los Siete Santos Fundadores cuando se reunieron para seguir a Cristo y su Evangelio, constituyen un ejemplo convincente de la “Conversio Morum”

La Conversio morum exige en efecto, un estilo de vida austero, sobrio, penitente “de modo que para cada uno de nosotros se haga realidad la palabra del apóstol: ‘Los que son de Cristo Jesús han crucificado su carne con sus pasiones y sus deseos. Si por lo tanto vivimos del Espíritu, caminemos también según el Espíritu’ (Gal 5, 24-25).

 

María en el misterio de la Redención: la Virgen Dolorosa.

Para los Siervos de Santa María la devoción a la Virgen de los dolores se vincula al simbolismo del hábito negro, en el cual los hagiógrafos del siglo XIV reconocían un signo de la humildad de la Virgen y las penas sufridas en la pasión de su Hijo. La respuesta de san Felipe a dos frailes dominicos que le preguntaban sobre la Orden al cual pertenecía, y la visión mariana que según el autor de la Legenda de origine Ordinis, tuvo san Pedro Mártir ponen el hábito de los Siervos en relación con el misterio del dolor de nuestra Señora: “hábito de la viudez” de la Virgen, lo llama san Felipe; hábito que significa “el dolor que ella sufrió en la dolorosísima pasión del Hijo suyo”, precisa el autor de la Legenda de origine Ordinis.

Se trata de testimonios de la primera mitad del siglo XIV, que son objeto de creciente interés por parte de los historiadores de la Orden. En esos testimonios se puede reconocer el germen de aquella morosa atención hacia el misterio de la Virgen Dolorosa, que se desarrollará en los siglos sucesivos y constituirá uno de los elementos característicos de la espiritualidad de la Orden.

En efecto, el culto particular hacia la Virgen de los Dolores se expresa con devociones como la Corona de la Dolorosa, el Via Matris, y con una Misa votiva de los Siete Dolores que fue concedida para los frailes de la Orden el 9 de junio de 1668. En los siglos XVII-XIX encontramos un hecho importante en el desarrollo de la devoción dentro de la Orden: el 9 de agosto de 1692 la Virgen de los Dolores fue declarada titular y patrona de la Orden; punto de un largo proceso en el cual varias expresiones de piedad por parte de la Orden Seglar se dirigía hacia la Virgen Dolorosa –sea litúrgicas como populares- habían surgido y se había solidificado; pero también fue estímulo y punto de partida para la creación de otros ejercicios piadosos en honor de la Reina de los Mártires.

En las Constituciones (normas) de la Orden se encuentra un grande Epílogo che sintetiza la figura de la Madre de Dios en el misterio del la Redención y sus Siervos: “ En este compromiso de servicio, la figura de María a los pies de la Cruz sea nuestra imagen conductora. Ya que el Hijo del hombre todavía esta crucificado en sus hermanos, nosotros, Siervos de la Madre, queremos estar como Ella a los pies de las infinitas cruces, para llevar consuelo y cooperación redentora”.