Desde 1888

1888t

 

Mientras el Setecientos fue el siglo del máximo incremento numérico de la Orden, el Novecientos es el siglo de su máxima dislocación geográfica que llega a los cinco continentes. De esta internacionalización de la Orden se confirma el siguiente dato: de los orígenes hasta el 1913 los Siervos de María tuvieron un solo prior general 1888no italiano (fray Alboino M. Patscheider). Del 1913 a hoy, de 11 priores generales, siete son no italianos: el francés Alexis Henri M. Lépicier (1913-1920), el inglés Augustine M. Moore (1926-1932), los americanos Joseph M. Loftus (1965-71) y Peregrine M. Graffius (1971-1977), el canadiense Michel M. Sincerny (1977-1989), el belga Hubert M. Moons (1989-2001) el mexicano Ángel M. Ruiz Garnica (2001-…)

Para los Siervos de María el Novecientos es el siglo del asumir un creciente compromiso misionero y el de las nuevas fundaciones.

En lo que se refiere a las Misiones de los Siervos, fueron asumidas por la orden como territorios misioneros, en 1913 Swaziland (Sudáfrica); en 1919 el Acre (Brasil); en 1937 Aysén (Chile) y en 1938 Zululand (Sudáfrica).

En lo que se refiere a las Fundaciones, en 1912 se tuvo la primera fundación de la Orden en Canadá; en 1921 en Argentina, en 1935 en Transvaal; en 1939 en Uruguay; en 1943 en España, en 1946 en Bolivia; en 1947 en Irlanda; en 1948 en México; en 1951 en Australia; en 1952 en Venezuela; en 1963 en Colombia, en 1964 en Alemania; en 1974 en India; en 1984 en Mozambique, en 1985 en Filipinas; en 19.. en Uganda; en 1993 en Albania; sin decir de las refundaciones en Hungría (Eger) y en la República

Checa…

En 1943 se abre en Londeres por Joan Bartlett al Servite House que se convertirá en Instituto Secular Servita, mientras en 1959 nace el instituto Secular Regnum Mariae.  En 1987, por iniciativa del prior general Michel M. Sincern, nace la Unión Internacional de la Familia Servita (UNIFAS).

Después del Concilio ecuménico Vaticano II, la Orden procede a la revisión de las propias Constituciones; revisión empezada con el Capítulo general extraordinario de 1968  (Majadahonda, Madrid) y concluido con la aprobación de la Santa sede en 1988.

En 1964 la Orden registra el mayor incremento numérico después de la primera mitad del Setecientos, llegando a florecer los 1700 unidades.   Otros acontecimientos de relevancia del Novecientos han sido el nacimiento de la Pontificia Facultad Teológica Marianum (1950), la beatificación (1952) y la canonización (1962) de fray Antonio M. Pucci; la creación en 1959 del Instituto Histórico de la Orden, el nacimiento, después del Concilio Vaticano II, del a Comisión Internacional permanente para la Liturgia (CLIOS); el confirmarse algunas revistas científicas Studi Storici  de la Orden de los Siervos de María fundada en 1931 y Marianum, fundada en 1939. Recordamos además de la canonización de Clelia Barbieri  (+ 1870), fundadora de las Mínimas de la Dolorosa, la beatificación de Ferdinando M. Baccilieri de la Orden seglar de los Siervos de María (1997) y de sor María Guadalupe Ricart Olmos (2001), claustral española, mártir durante la guerra civil de España.

Figuras de importancia en el Novecientos de los Siervos fueron fray Henri Alexis M. Lépicier (1863-1936), prior general y cardenal; Gabriele M. Roschini (1900-1977), insigne mariólogo; Joaquín M. Rosseto (1880-1935), primer misionero de los Siervos en África; James M. Keane (1901-1975) por el inicio de la Orden en Irlanda y en Australia y los jóvenes fray Venancio M, Quadri (1916-1937) y fray Joaquín M. Stevan (1921-1949), de los cuales esta la causa de beatificación.

Una mención particular merecen los frailes Giovanni M. Vannucci (+ 1984), místico y autor de importantes escritos y el poeta fray David M. Turoldo (+ 1992).